National Donut Day 2022

PROBLEMAS DE SALUD: Deshágase del dolor en el cuello

Por Seth Joseffer, MD

La frase “dolor en el cuello” es una forma divertida de describir algo que te molesta. Pero para muchas personas, el dolor de cuello no es motivo de risa.

El dolor de cuello afecta a una de cada tres personas cada año, según los Institutos Nacionales de Salud. El dolor puede variar y varía desde una molestia hasta un grado tan intenso que interfiere con las actividades diarias.

Por lo general, el dolor de cuello no pone en peligro la vida y se puede controlar con tiempo y medicamentos. Sin embargo, en casos raros, el dolor de cuello puede ser un signo de algo más serio que requiere tratamiento de emergencia.

El Penn Medicine Medical Center for Spine Treatment de Princeton brinda atención integral, individualizada y de alta calidad para pacientes con dolor de cuello. El centro reúne todos los aspectos del diagnóstico, tratamiento, cirugía, rehabilitación y bienestar para minimizar el dolor y mejorar la función.

Causas del dolor de cuello

El dolor de cuello puede afectar los tejidos, nervios, huesos, articulaciones, ligamentos o músculos del cuello. El dolor puede estar localizado en el cuello o puede irradiarse a uno o ambos brazos e incluso a las piernas.

Algunas de las razones más comunes por las que las personas experimentan dolor de cuello incluyen:

• Osteoartritis. Una enfermedad articular degenerativa, la osteoartritis generalmente es causada por el desgaste de las articulaciones con la edad. La osteoartritis del cuello afecta a más del 85 % de las personas mayores de 60 años, según la Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos.

• Hernia de disco. Los huesos o vértebras que forman la columna están revestidos por pequeños discos redondos que actúan como amortiguadores de la columna. En total, su columna vertebral tiene 24 de estos huesos, siete de los cuales comprenden su columna cervical o cervical, y cada uno está separado por un disco protector. Al igual que las donas de gelatina, estos discos tienen una capa exterior resistente que rodea un centro gelatinoso. Si la capa externa está dañada (piense si muerde una dona), saldrá una sustancia gelatinosa. Cuando esto sucede, se considera una hernia de disco.

• Músculos del cuello debilitados o sobreutilizados. Una mala postura o dormir en una posición incómoda puede causar dolor de cuello agudo. Sentarse en un escritorio durante largos períodos de tiempo con los músculos ligeramente tensos también puede causar rigidez o dolor en el cuello y los hombros. Además, las actividades que requieren que mantenga la cabeza en una posición fija, como pintar el techo, también pueden causar dolor.

Además, una lesión repentina puede causar dolor de cuello y, en casos raros, una enfermedad, como el cáncer o la meningitis, puede ser la causa.

Síntoma

Los síntomas del dolor de cuello pueden incluir:

• Rigidez, dolor de cabeza, dolor facial o mareos.
• Dolor, debilidad o entumecimiento en el brazo.
• Una sensación de hormigueo en las manos o los dedos.
• Problemas con el equilibrio.
• Debilidad en las piernas o dificultad para caminar.

El dolor de cuello puede localizarse en un lugar específico o suspenderse en otras partes del cuerpo debido a la presión ejercida sobre los nervios o la médula espinal.

Si experimenta síntomas que persisten durante varios días sin alivio, consulte a su médico. Busque atención de emergencia para el dolor intenso, repentino o acompañado de un dolor de cabeza intenso, fiebre o pérdida de funciones corporales, ya que estos podrían ser signos de un problema médico grave.

Diagnóstico

El dolor de cuello que dura de una a dos semanas se denomina agudo, mientras que los síntomas de dolor de cuello que duran más de tres meses se consideran crónicos.

Es probable que su médico le pregunte cuándo comenzó el dolor, exactamente dónde le duele y si tuvo un accidente. Luego realizarán un examen físico que incluye palpar su cuello y evaluar qué tan bien puede mover la cabeza. En algunos casos, es posible que se necesiten pruebas de diagnóstico por la imagen, como una radiografía, una tomografía computarizada o una resonancia magnética.

Tratamiento

La mayoría de los dolores de cuello se pueden controlar con tratamientos no invasivos, como descanso, fisioterapia y medicamentos. Su médico puede recetarle un antiinflamatorio para ayudar a aliviar el dolor. A veces, se pueden recomendar inyecciones de corticosteroides o esteroides epidurales.

En ciertas circunstancias en las que la terapia conservadora, como el descanso y la medicación, no es útil, se puede recomendar la cirugía.

Los procedimientos quirúrgicos comunes que se usan para tratar el dolor de cuello son:

• Fusión espinal tradicional, que consiste en extraer el disco dañado y unir dos o más vértebras. En algunos casos, se utilizan tornillos o placas para mejorar la fusión y sostener las partes inestables de la columna. Por lo general, los pacientes pueden irse a casa el mismo día de la cirugía o después de una estadía de una noche en el hospital.

• Reemplazo de disco artificial, en el cual el cirujano extrae el disco dañado y lo reemplaza con un disco artificial que actúa como un disco natural y ayuda a mantener el rango normal de movimiento en el cuello. La cirugía mínimamente invasiva se realiza a través de una incisión de una a dos pulgadas a lo largo del pliegue del cuello y generalmente no toma más de una hora. Los pacientes generalmente pueden regresar a casa el mismo día.

Prevención

Dado que el dolor de cuello generalmente es causado por malas posturas y hábitos de estilo de vida, puede haber ajustes simples que pueda hacer para proteger su columna y prevenir el dolor.

• Practique una buena postura. Párese y siéntese derecho. Asegúrate de que tus hombros formen una línea recta sobre tus caderas y tus orejas estén directamente sobre tus hombros.

• Descansar. Cuando esté sentado por períodos prolongados frente a la computadora, en el automóvil o en cualquier otro lugar, asegúrese de descansar el cuerpo. Levántese de su escritorio o jale el auto para caminar y estirarse.

• Personaliza tu estación de trabajo. Coloque el monitor de su computadora al nivel de los ojos y ajuste su silla para que sus rodillas estén ligeramente más bajas que sus caderas. Asegúrese de que su silla tenga reposabrazos y utilícelos.

• Ejercicio. Los ejercicios que fortalecen el cuello, la espalda y los músculos centrales pueden ayudarlo a mantener una postura adecuada y prevenir el dolor. Pilates, yoga y natación pueden beneficiar tu cuello.

• No fume. Si fuma, intente dejar de hacerlo. Fumar acelera la degeneración, lo que puede aumentar el dolor.

• Seguir una dieta antiinflamatoria. Muchos pacientes informan que una dieta que limita los alimentos procesados, las carnes rojas y el alcohol, y que es rica en frutas, verduras, proteínas magras, cereales integrales y grasas saludables ha resultado en una reducción del dolor.

• Duerma profundamente. Cuando duermes, tu cabeza y cuello deben estar alineados con tu cuerpo. Use una almohada pequeña e intente dormir boca arriba y elevando las piernas, lo que puede ayudar a aplanar los músculos de la columna.

• Mire lo que trae. Los bolsos pesados, especialmente aquellos con correas que pasan por encima de los hombros, pueden ejercer una presión innecesaria sobre el cuello.

Para encontrar un médico afiliado a Penn Medicine Princeton Health, llame al 888-742-7496 o visite princetonhcs.org.

Seth Joseffer, MD, está certificado por la junta en columna vertebral y neurocirugía. Es codirector del Centro Médico de Princeton para el Cuidado de la Columna Vertebral de Penn Medicine.

About the author

HOLANEWS

Leave a Comment

%d bloggers like this: